ENVÍO 24H ¡GRATIS! desde 25€ | Entregas Sábado
Carrito

Marihuana perfecta invierno

El invierno, con sus bajas temperaturas y menor disponibilidad de luz solar, plantea desafíos importantes para el cultivo de marihuana. Sin embargo, mediante el uso de técnicas adecuadas es posible obtener cosechas de la más alta calidad incluso durante los meses más fríos. En este artículo explicaremos en detalle los métodos ideales para cultivar variedades resistentes al frío, tanto en exterior como interior.

Para ello, analizaremos estrategias efectivas para proteger a las plantas y simular condiciones estivales mediante control de temperatura, humedad e iluminación complementaria. Asimismo, veremos por qué los cultivadores expertos prefieren aprovechar el clima invernal en sus cultivos en interior con lámparas HID.

¿Se puede cultivar marihuana en invierno?

Sí se puede cultivar marihuana en invierno, aunque presenta mayores retos en comparación a otras estaciones. Algunas variedades como la White Widow CBD, Northern Lights y Somango CBD son más resistentes a bajas temperaturas y por lo tanto opciones viables para cultivo en esta época del año.

Sin embargo, el frío puede retrasar o detener el crecimiento de la planta. Asimismo, la lluvia, nieve, granizo y heladas pueden dañar irreparablemente las flores. Por ello, se recomienda utilizar macetas para poder mover las plantas fácilmente ante cambios climáticos adversos.

Otra alternativa es el cultivo en interiores bajo luz artificial, lo que permite un mayor control de las condiciones como temperatura e iluminación.

3 tipos de marihuana de invierno ideales para cultivar incluso a bajas temperaturas

Existen diversas variedades de marihuana que son aptas para ser cultivadas aún en climas fríos e inviernos rigurosos. A continuación, presentaremos 3 opciones ideales que se adaptan muy bien a bajas temperaturas y que pueden ser plantadas incluso en esta época del año.

Marihuana CBD White Widow

La variedad de marihuana CBD White Widow es originaria de los Países Bajos y ha sido genéticamente adaptada para resistir climas fríos y temperaturas invernales. Es altamente apreciada por los amantes de la marihuana legal debido a su sabor afrutado y distintivamente intenso.

Marihuana de invierno Northern Lights

Otra variedad de cannabis resistente al invierno es la Northern Lights. Con un sabor intenso y afrutado, y un aroma a bosque y tierra con notas de pino, esta variedad de marihuana índica (comercializada en España en su versión CBD) es sumamente famosa y valorada en todo el mundo.

Marihuana de invierno Somango CBD

Como su nombre lo indica, la marihuana CBD Somango cautiva a los entusiastas del cannabis con su sabor intenso a macedonia, que se inclina hacia el mango, y su aroma especiado. A pesar de ser una variedad resistente a las bajas temperaturas del invierno, Somango es perfecta para disfrutar en las noches de verano, tal vez al aire libre con amigos.

Te puede interesar  Marihuana tipo Mango Haze

¿Cómo cultivar la marihuana perfecta en invierno?

Cultivar marihuana en invierno puede parecer todo un reto debido a las bajas temperaturas y menos horas de luz solar disponibles. Sin embargo, existen diversas técnicas que nos permiten obtener cosechas de calidad a pesar de las inclemencias del clima invernal.

Cultivo en Exterior en Invierno

Sabemos que la marihuana en invierno, en el exterior, no se desarrolla ni florece de igual forma que en primavera y verano. Las plantas crecen menos, debido a las menos horas de luz disponibles, y sus cogollos tienden a ser más pequeños y menos compactos por las bajas temperaturas.

Para lograr una buena cosecha, debemos ofrecer a las plantas más cuidados. Las raíces no pueden estar por debajo de 16°C, ya que dejarán de asimilar nutrientes y el crecimiento se estancará. Si plantamos directamente en el suelo, las raíces retendrán mejor el calor en comparación a las macetas, donde se enfrían con más facilidad.

Procuraremos ubicar las plantas en un lugar soleado para aprovechar al máximo la luz disponible. También protegeremos las raíces del frío mediante aislamiento en la base de la planta. El riego adicional durante los días fríos mantendrá el suelo húmedo y aislado térmicamente. El uso de fertilizantes ricos en potasio y fósforo estimulará la floración y resistencia al frío.

De esta forma es posible obtener una cosecha en el exterior invernal, aunque los rendimientos serán inferiores a otras estaciones.

Cultivo en Macetas

Uno de los métodos más efectivos para cultivar marihuana en invierno es mediante el uso de macetas. De esta forma, podemos aprovechar al máximo la luz solar disponible durante el día y proteger las plantas del frío por la noche.

Cuando cultivamos en macetas, es importante colocarlas en un lugar donde reciban luz directa del sol la mayor parte del día. Esto permitirá que las plantas realicen efectivamente la fotosíntesis y se desarrollen de forma óptima.

Una vez que el sol comienza a ocultarse, debemos llevar las macetas a un ambiente interior donde no exista ningún tipo de iluminación nocturna. De esta forma, evitamos que las bajas temperaturas afecten el desarrollo de las raíces y parte inferior de las plantas.

Este ambiente interior idealmente debería ser una habitación ventilada. La renovación del aire es clave para eliminar humedades y evitar el crecimiento de hongos. El uso de un ventilador oscilante nos puede ser de gran ayuda.

Asimismo, durante las noches es recomendable cubrir las macetas con un plástico transparente. Esto permitirá resguardarlas aún más del frío, ayudando a conservar el calor generado durante el día.

Al proteger las plantas de esta manera durante la noche, podremos cultivar marihuana de forma exitosa incluso en inviernos de climas más fríos. Además, lograremos cosechas de buena calidad gracias a la exposición diurna directa al sol.

Cultivo en invernadero

El cultivo de marihuana en invernadero es una opción efectiva para cultivar durante el invierno. Al proteger las plantas bajo el ambiente controlado de un invernadero, podemos regular mejor las condiciones de temperatura y humedad.

Te puede interesar  Hoja de cannabis ¿Te gustaría tatuarte? Te decimos porque muchos quieren una

Sin embargo, este método también presenta desafíos propios de la época invernal. Es posible que necesitemos iluminación adicional para compensar la menor luz solar disponible. Asimismo, debemos prestar atención a las condiciones climáticas para proteger las plantas de heladas u otros eventos extremos.

Al elegir las variedades, priorizaremos aquellas resistentes al frío y con capacidad de floración temprana. Variedades como Northern Lights, Blue Mystic y Amnesia Haze son buenas opciones.

Dentro del invernadero controlaremos los factores ambientales de la siguiente manera:

  • Temperatura: Mantendremos la diurna entre 24-30°C y la nocturna entre 18-22°C. Podemos usar calefacción adicional si es necesario.
  • Humedad: Monitorearemos con un higrómetro y usaremos deshumidificadores para mantener niveles seguros.
  • Iluminación: Es probable que necesitemos luminarias adicionales para compensar la menor luz solar. Las bombillas HPS son una buena opción.
  • Ventilación: Aseguraremos buena circulación de aire para eliminar humedades y evitar plagas.

De esta forma, el cultivo en invernadero nos permite prolongar la temporada de cultivo incluso durante los meses más fríos del invierno.

Cultivo en interior durante invierno

El cultivo de marihuana en interiores durante los meses de invierno presenta ventajas únicas. Al utilizar lámparas de sodio en un ambiente controlado, las plantas pueden desarrollarse rápidamente y florecer de manera óptima a lo largo de todo el año.

A diferencia del cultivo en exterior, el uso de luz artificial permite simular las condiciones del verano en cualquier época. Esto permite a las plantas alcanzar su máximo potencial de crecimiento y producción de cogollos grandes y resinosos.

Mantener la temperatura

Controlar la temperatura es crítico para el éxito del cultivo interior de marihuana en los meses fríos. Para un crecimiento óptimo, se recomienda una temperatura diurna entre 24-30°C y nocturna de 18-22°C.

Dado que las temperaturas exteriores son más bajas, se vuelve esencial proporcionar calefacción adicional al espacio de cultivo.

Una opción es dejar las lámparas de sodio encendidas durante la noche, aprovechando el calor que emiten. Asimismo, es útil instalar un sistema de calefacción independiente con termostato para mantener la temperatura en el rango ideal.

Otra técnica es invertir el ciclo de iluminación, apagando las lámparas durante el día cuando las temperaturas externas son más cálidas, y encendiéndolas de noche. Esto evita sobrecalentamientos diurnos al mismo tiempo que calienta el ambiente en las horas frías.

Durante las primeras semanas de floración, se recomienda una diferencia mínima de temperatura entre el día y la noche (alrededor de 4°C) para lograr entrenudos cortos en los cogollos. Luego, esta diferencia puede ampliarse progresivamente, pero sin superar los 10°C.

Controlar la humedad

La humedad es un factor crítico en el cultivo interior en invierno. Un exceso fomenta moho y enfermedades. Monitorear con higrómetros a nivel de las plantas, mantener 40-60% en vegetativo y 40-45% en floración. Si la humedad supera estos rangos, usar deshumidificador y mejorar la ventilación con extractores y entradas de aire.

Te puede interesar  Características de Amnesia Haze

Controlar la temperatura también ayuda a regular la humedad, evitando sobrecalentamientos. Absorbentes como el sílice colocado estratégicamente reducen la humedad ambiental. Monitorear, ventilar, controlar temperatura y usar deshumidificadores y absorbentes permite mantener niveles óptimos de humedad en el cultivo interior en invierno.

¿Cómo solucionar el problema de la luz al cultivar marihuana en invierno?

Uno de los principales retos que enfrentamos al cultivar marihuana en invierno es la escasez de horas de luz solar disponibles, ya que los días son más cortos. Para resolver este problema y garantizar un adecuado desarrollo vegetativo de las plantas, debemos engañarlas haciéndoles creer que el día es más largo.

Un método efectivo es utilizar bombillas normales de bajo consumo como iluminación complementaria al final del día. Colocaremos las bombillas a unos 50 cm por encima de las plantas y las encenderemos durante 3 o 4 horas extras después de que se oculte el sol.

Recomendamos usar al menos 15 watts por metro cuadrado de cultivo. Mantendremos esta iluminación adicional por un periodo de 4 a 6 semanas, hasta que las plantas hayan desarrollado un buen tamaño vegetativo.

Una vez transcurrido ese tiempo, dejaremos de proveerles la luz artificial para iniciar el proceso de floración de manera natural. Gracias a este engaño foto periodístico, lograremos que las plantas crezcan de forma óptima a pesar de la escasez de horas de luz natural durante el invierno.

Es importante no olvidar apagar las bombillas al anochecer para permitir un descanso nocturno adecuado y evitar problemas de estrés lumínico en las plantas. De esta forma garantizamos excelentes cosechas incluso en los meses más fríos.

¿Por qué el cultivador de interior prefiere los climas fríos?

Los cultivadores experimentados que llevan años cultivando marihuana en interiores saben sacar ventaja de las bajas temperaturas invernales para sus cosechas. Los motivos son:

  1. Los sistemas de iluminación HID (lámparas de descarga de alta intensidad) emiten grandes cantidades de calor además de luz. Mantener las plantas vegetando con bombillas MH de 18 horas diarias es más fácil con temperaturas frías, ya que contrarrestan el calor de las lámparas.
  2. Para la floración con luces HPS se requiere a menudo un potente sistema de aire acondicionado que enfríe el ambiente. Pero con el clima invernal fresco se puede evitar ese gasto en refrigeración. Incluso se pueden añadir más lámparas para aumentar la cosecha.

En este sentido, las bajas temperaturas permiten a los cultivadores de interior veteranos ahorrar en equipos de refrigeración y climatización, aprovechando el frío ambiente para equilibrar el calor que desprenden las lámparas HID. Esto facilita mantener las condiciones ideales de cultivo durante los meses de invierno.

Consejos para cultivar la marihuana perfecta en invierno

A continuación, te presentamos algunos consejos generales sobre el cultivo de marihuana en épocas de invierno:

  • Si cultivas al exterior, protege las plantas del frío y la humedad con invernaderos, lonas o mantas térmicas.
  • Fuerza la floración exterior antes de las heladas cubriendo las plantas para crear oscuridad.
  • Traslada las plantas a un invernadero o interior antes de que bajen mucho las temperaturas.
  • Al pasar las plantas de exterior a interior, evita el estrés lumínico y la revegetación.
  • Aprovecha el frío en interiores con HID para evitar usar aire acondicionado en la floración.
  • Usa calefacción en interiores con LED y fluorescentes para compensar su baja emisión de calor.
  • Controla temperatura y humedad para prevenir enfermedades por frío o exceso de humedad.
  • Elige variedades que desarrollen colores lilas y morados en climas fríos.
  • Monitorea y ajusta el ambiente para una marihuana de calidad en invierno.

Entradas Recientes

Categorías

La página de Cannabis Light Spain utiliza cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Verificación de Edad

Para entrar en nuestra web deberás tener más de 18 años

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?