ENVÍO 24H ¡GRATIS! desde 25€ | Entregas Sábado
Carrito

Temporadas cosechas Marihuana

Conoce las temporadas cosechas marihuana de la mejor manera, ya que la marihuana es una planta que se cultiva en diferentes partes del mundo, y su cosecha está sujeta a temporadas específicas.

Estas temporadas de cosecha son momentos cruciales para los cultivadores de cannabis, ya que representan la culminación de meses de arduo trabajo y dedicación.

Por este motivo, en este post te contamos todo sobre las temporadas de cosecha de la marihuana, destacando los factores clave que influyen en el momento adecuado para recolectar las plantas y cómo esto puede afectar la calidad y el potencial de la hierba.

¿Qué es la temporada de cosecha de marihuana?

La temporada de cultivo de marihuana es un periodo de tiempo en el que las plantas de cannabis pueden cultivarse con éxito en el exterior. Los cultivadores de interior pueden cultivar y cosechar fácilmente una cosecha tras otra, independientemente de la época del año.

Los que prefieren cultivar sus cogollos al sol, en cambio, necesitan planificar su cultivo y seguir los ciclos de la naturaleza.

La temporada de la marihuana es similar a la de otras formas de horticultura. Asimismo, los cultivadores de hortalizas anuales siembran y plantan a principios de primavera y recogen la última cosecha de la temporada justo antes de las primeras heladas otoñales.

¿Por qué las variedades de marihuana alcanzan ritmos de maduración diferentes?

Las variedades de marihuana maduran a ritmos diferentes por diversas razones. La causa principal, sin embargo, es la genética. Las plantas autoflorecientes terminan antes debido a diversas mutaciones que hacen que florezcan en función de su edad, mientras que las plantas dependientes de la luz cultivadas en zonas con largas temporadas de cannabis pueden tardar varias semanas o incluso meses más en llegar al momento de la cosecha.

Entre estas últimas, las variedades de predominancia índica tienden a terminar de florecer unas semanas antes que las de predominancia sativa.

El entorno también influye en la velocidad de maduración. Por ejemplo, cultivar variedades fotoperiódicas cerca del ecuador conduce a una floración más temprana y a cosechas más rápidas, pero también más pequeñas; también pueden utilizarse técnicas como la privación de luz para acelerar la floración.

¿Cómo incide la temporada de la marihuana a la industria del cannabis?

Como se puede imaginar, la temporada de cannabis tiene un impacto no sólo en los cultivadores caseros, sino en la industria en su conjunto, especialmente en los países y estados donde el cultivo está legalizado.

La demanda de cannabis orgánico apto para el sol se ha disparado, ya que los consumidores encuentran muy atractiva la idea de cogollos con una mayor producción de metabolitos secundarios estimulada por la luz solar. Sin embargo, la oferta se aprovecha más o menos en función del ritmo de la naturaleza.

Te puede interesar  ¿Cómo se consumen las flores de CBD?

En otoño, las estanterías de los dispensarios se llenan de marihuana cultivada al sol, y este suministro suele durar todo el invierno. Sin embargo, a finales del invierno y principios de la primavera, cuando el cannabis cultivado en interior empieza a dominar, el suministro disminuye drásticamente.

En primavera, los cogollos cultivados en exterior escasean hasta que las primeras auto cosechas vuelven a inundar el mercado a principios de verano. Después, grandes cantidades de hierba de variedades de fotoperíodo llegan a las tiendas al final de la temporada.

Hemisferio Norte

El calendario de la temporada de la marihuana varía de una región a otra. En el hemisferio norte, el equinoccio de primavera se produce a finales de marzo y marca el comienzo de la primavera y de días más largos.

Como todavía hace demasiado frío para sacar los plantones de marihuana al exterior, muchos cultivadores optan por empezar la temporada en interior con luces de cultivo.

Dependiendo de la fecha de la última helada en la región correspondiente, las plantas suelen sacarse al exterior entre abril y finales de mayo. La temporada de la marihuana dura unos 6-8 meses en total y termina con la primera helada a finales de septiembre o principios de octubre.

Hemisferio Sur

Distinto es el caso en el hemisferio sur, donde las estaciones se invierten con respecto al norte. En este caso, la temporada de la marihuana comienza a mediados de septiembre (coincidiendo con el inicio de la primavera) y dura hasta febrero (finales de verano) o marzo (principios de otoño).

Zonas Tropicales

Ahora bien, la temporada del cannabis no es la misma en todo el mundo. Aquellos que cultivan hierba cerca del ecuador pueden hacerlo durante todo el año, porque en estas regiones el periodo de luz diurna dura unas 12 horas, independientemente de la época del año.

El clima cálido y húmedo de estas latitudes facilita el cultivo de todo tipo de plantas con muy poco esfuerzo.

La marihuana, sin embargo, puede presentar un reto particular. Se cree que las variedades de fotoperiodo se originaron en Asia oriental. Allí, el cannabis tuvo que adaptarse a los ritmos estacionales para crecer, florecer y reproducirse antes de que llegaran las heladas. Así que se hizo costumbre empezar a florecer cuando las horas de luz se acortaban.

En interior, un ciclo de 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad (un patrón que imita las condiciones de luz en torno al equinoccio de otoño) obliga a las plantas de marihuana a florecer.

Así pues, las plantas fotoperiódicas florecen pocas semanas después de la germinación. No obstante, las cepas de marihuana ecuatoriales han sufrido mutaciones que hacen que florezcan en respuesta a otros estímulos, lo que las distingue de las cepas fotoperiodicas y autoflorecientes.

¿Es la marihuana una planta anual, bianual o perenne?

Los apasionados de la agricultura probablemente habrán oído hablar de los términos anual, bienal y perenne.

Se trata de distinciones muy importantes a la hora de cultivar un determinado producto, y es necesario adoptar enfoques muy diferentes para cada uno de ellos. Echemos un vistazo más de cerca a los términos:

  • Plantas anuales: Como su nombre indica, las plantas anuales atraviesan todo su ciclo vital (desde la germinación hasta la floración y la producción de semillas) en una sola temporada de cultivo. La supervivencia de las nuevas semillas durante el invierno garantiza la supervivencia de sus líneas genéticas. Otras plantas anuales muy conocidas son los tomates, los pepinos y las calabazas.
  • Plantas bienales: Estas plantas necesitan dos temporadas para completar su proceso de siembra, crecimiento y cosecha. Algunas variedades de cebollas, puerros, coles y zanahorias se desarrollan en la primera temporada, sobreviven al invierno y van a sembrar a la primavera siguiente.
  • Perennes: Son plantas que duran varias temporadas. Normalmente, la parte superior de las plantas perennes muere cada invierno y vuelve a brotar en primavera, aunque algunas conservan sus hojas durante todo el año. Ejemplos de plantas perennes son la col rizada, las uvas, las bayas y los árboles frutales.
Te puede interesar  Principios Activos Cannabis (THC, CBD, CBN)

Conceptos sobre el fotoperiodo

Se denomina fotoperiodo al ciclo recurrente de periodos de luz y oscuridad al que están expuestas las plantas. Tal y como se ha mencionado anteriormente, muchas variedades de marihuana son sensibles a la exposición a la luz y pasan de la fase vegetativa a la floración cuando disminuye la luz disponible.

Por esta razón, es importante que te familiarices con el clima de tu región cuando cultives cepas dependientes de la luz. Las semillas deben sembrarse con suficiente antelación para que las plantas alcancen el tamaño deseado antes de que disminuyan las horas de luz a finales del verano.

Las plantas tienen más probabilidades de sobrevivir si se siembran en interior, sobre todo si van a desarrollarse en un periodo vegetativo más corto. Incluso después de la floración, las variedades sativas suelen tardar mucho más en madurar y, por lo tanto, requieren un periodo vegetativo más largo que las índicas.

Cuando se cultivan en latitudes extremas, la mayoría de las variedades de fotoperiodo son incapaces de crecer más rápido que el cambio de estación. Afortunadamente, existe un tipo especial de marihuana que ha evolucionado para resolver este problema.

Las cepas autoflorecientes derivan de una subespecie de cannabis conocida como ruderalis. De hecho, este tipo de cannabis evolucionó en latitudes septentrionales y consiguió mutar para adaptarse a estas condiciones.

A diferencia del fotoperiodo, el Cannabis ruderalis utiliza un reloj interno para florecer. Por lo general, sus plantas empiezan a florecer unas semanas después de la germinación, cuando han desarrollado entre 5 y 7 nudos. Debido a que los autos tienen un ciclo de vida corto (alrededor de 8-12 semanas), son una opción ideal para aquellos que cultivan en climas fríos con temporadas de marihuana cortas.

Calendario para el cultivo de temporada

Independientemente de dónde vivas, cada periodo de la temporada cannábica corresponde a diferentes etapas del ciclo de cultivo.

Los que tienen una temporada de cultivo más larga tienen más margen de maniobra, sobre todo a la hora de empezar a cultivar antes, pero los calendarios siguen coincidiendo en gran medida.

A continuación, veremos qué fase de cultivo corresponde a cada temporada, tomando como referencia el hemisferio norte.

Principios de la primavera o germinación

Generalmente, en el hemisferio norte, la temporada de cultivo al aire libre comienza en el interior a finales de marzo.

Te puede interesar  Marihuana perfecta invierno

Una temperatura y humedad mejor controladas favorecen el éxito de la germinación y aumentan la tasa de supervivencia de las plántulas. Es habitual mantener las plántulas en el interior bajo luz artificial hasta que hayan crecido un poco para protegerlas de las heladas tardías.

Primavera tardía o trasplante

Cuando ha pasado el peligro de fuertes heladas (normalmente a principios de mayo), es el momento de trasladar las plantas jóvenes al exterior. Una fase de aclimatación les permite adaptarse fácilmente a su nuevo entorno.

Para ello, las plantas deben permanecer en el exterior durante periodos cada vez más largos para minimizar el riesgo de que mueran por un cambio brusco de temperatura. Si dispone de un invernadero o un politúnel, puede trasplantar allí las plantas para mantener su ritmo de crecimiento y protegerlas de las inclemencias del tiempo.

Principios del verano

Numerosas variedades automáticas se acercan al final de su ciclo de vida en junio y julio. Quienes cultiven variedades de fotoperiodo podarán y formarán sus plantas en la fase vegetativa para dar forma a la canopia y aumentar el tiempo de floración.

Finales del verano

En este periodo hay que seguir abonando, regando y formando las plantas para que aumenten mucho de tamaño. La reducción gradual del fotoperiodo en agosto provoca cambios fisiológicos en las plantas que inician la floración.

Principios del otoño, floración y cosecha

A principios de otoño, las plantas deben abonarse con abono de floración y la humedad de los invernaderos debe reducirse mediante una ventilación adecuada. En general, las plantas cultivadas al aire libre producen mayores concentraciones de terpenos y cannabinoides para protegerse de los rayos UV. A principios de otoño (mediados/finales de septiembre), las variedades de predominancia índica alcanzan el final del periodo de floración.

Las sativas más grandes necesitan un poco más de tiempo para madurar. Entonces llega el momento de lavar las raíces, cosechar y procesar los cogollos.

¿Cómo es el cultivo de cannabis en primavera?

Naturalmente, las plantas de marihuana crecen en primavera y empiezan a florecer en verano. Cualquiera que haya cultivado clones en exterior sabe que florecerán si los sacas al jardín antes de mediados de mayo porque fueron cultivados bajo un fotoperiodo 18/6 en interior.

Mediados de mayo es la fecha crítica aproximada para las plantas de cannabis en cuanto al fotoperiodo que tienen en interior; es el momento en el que los clones que llevan floreciendo en exterior desde febrero/marzo empiezan a revegetar (dejan de florecer para empezar a crecer al haber ya muchas horas de sol diarias), y también es el momento adecuado para sacar los clones que queremos que florezcan en un cultivo «normal» en verano.

Cultivo de marihuana en otoño

Aunque el principio es el mismo que para el cultivo de primavera, no hay límite en cuanto a la fecha de cosecha. Si los clones se sacan al exterior de agosto a mayo del año siguiente, florecerán automáticamente.

Así que puedes sacar los clones en septiembre y cosecharlos hacia noviembre-diciembre; si sacas los clones en septiembre, empezarán a florecer casi tan pronto como las plantas normales estén listas para cosechar.

¿Cómo planificar el cultivo de marihuana en exterior?

¿Por qué deberías dedicar tiempo a planificar tu temporada de cannabis antes de empezar a cultivar? Porque esto determinará prácticamente todo el proceso de cultivo. Tienes que conocer tu clima, las fechas de las heladas, qué plantas acompañantes crecen en tu zona y qué variedades son las más compatibles con tus condiciones.

Recuerda también que el trabajo no termina después de la cosecha. Para optimizar tu espacio de cultivo, puedes hacer muchas cosas, como enriquecer el suelo con abono orgánico y cubrirlo con mantillo para empezar mejor la próxima temporada.

A menudo se opta por plantar plantas tapizantes en verano para enraizar el suelo durante el invierno, una estrategia que alimenta los microbios y mantiene viva la tierra.

Entradas Recientes

Categorías

La página de Cannabis Light Spain utiliza cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Verificación de Edad

Para entrar en nuestra web deberás tener más de 18 años

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?